2 Feminismo, Poder & Privilegio

Las feministas desean los privilegios que complementan el alcance del poder masculino con el femenino. En general son tradicionalistas en cuestiones que benefician a la mujer (los hombres pagan, los hombres deben de hacer y conseguir) pero progresistas en cuestiones en las que el tradicionalismo limitaría su poder (intolerancia a la promiscuidad sexual, reticencia a confiar liderazgo a la mujer).

Esto se consigue ignorando la influencia del “soft power” femenino en la sociedad (influencia y encanto) y comparando a hombres y mujeres únicamente por su “hard power” (económico y político). Al adoptar este enfoque fuertemente unilateral del poder, las feministas se aprovechan de la propensión de la humanidad a sentir lástima por las mujeres, y allá donde se acepta el mito de la indefensión femenina, se les concede más poder.

El feminismo no es más que un movimiento de supremacía femenina disfrazado de humanista-igualitarista. El feminismo redefine la incompetencia femenina en las áreas en las que los hombres sobresalen como injusticias, culpa a los hombres de su propia ineptitud e impone legalmente la promoción de las mujeres en dichas áreas. De este modo las mujeres van ganando espacio en lugares en los que los hombres han dominado tradicionalmente.

Todo esto sucede mientras de manera sutil continúan monopolizando “soft power”. Debido a que la influencia social (el monopolio femenino de la lástima y la belleza) es dificil de cuantificar, su efecto no se puede afirmar ni tener en cuenta en las cuotas de igualdad. Si esto te parece ridículo, las feministas cuantifican actividades tan inocentes como el trabajo doméstico, así que no hacer lo mismo con la belleza o la vulnerabilidad femenina es muy ingenuo, si tienes por objetivo cuantificar económicamente elementos relevantes a la igualdad social.

Los hombres monopolizaban el “hard power” y experimentamos 50 años de ingeniería social para revertir este hecho. La habilidad de ser respetada a pesar de ser una manifiesta vulnerabilidad es una increíble y poco comentada ventaja social de la que las mujeres disfrutan, y eso que es un elemento fundamental sobre el que pivota la dominancia ideológica moderna del feminismo.

Aun cuando el péndulo se ha balanceado demasiado en favor de la mujer, un efectivo contramoviemiento masculino no ha conseguido materializarse. Principalmente porque la compasión es algo escaso en los hombres para con ellos mismos. Un hombre buscando despertar lástima es despreciado por su debilidad en lugar de ayudado. Es por eso que el mismo mecanismo psicológico masculino que propició el alumbramiento del actual poder económico y político de la mujer es un callejón sin salida para el hombre.

Enlace al original aquí.

Enlace al Twitter del autor aquí.

Enlace al índice del artículo aquí.

Anuncios

Un pensamiento en “2 Feminismo, Poder & Privilegio

  1. Pingback: La constitución de la Píldora Roja. | Ein Übermensch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s